Tag - inn.EXIT

Octubre 2016

Salidas de emergencia controladas y disuasorias

Salidas de emergencia controladas y disuasorias

El control de salidas de emergencia y puertas en rutas de evacuación se ha convertido en un problema Europeo, tanto es así que el Comité Europeo de Normalización CEN ha aprobado una nueva normativa – EN13637- para regular el control responsable de estos puntos de acceso de personas.

La nueva normativa EN13637, aportará evidentes beneficios, tanto a los usuarios como a los gestores de seguridad, minimizando el abuso en su uso indebido, y al mismo tiempo, garantizando la evacuación en caso de emergencia y/o situación de pánico.

La situación actual es tremenda puesto que las salidas de emergencia son utilizadas indebidamente para actos malintencionados, situación que ha llevado a los propietarios a decantarse por bloquearlas de forma irresponsable o dejarlas liberadas para la evacuación, asumiendo el coste del robo, hurto o descontrol del acceso por empleados deshonestos o intrusos.

Principio básico en puertas de evacuación y salidas de emergencia.

La salida de emergencia debe estar permanentemente accesible durante todas las horas de establecimiento abierto al usuario y al visitante. Al mismo tiempo, debe estar controlada en su uso para evitar el uso indebido y sus costes asociados.

¿Cuáles son los beneficios de aplicar la normativa de control de salidas de emergencia?

El control de las salidas de emergencia reduce drásticamente las incidencias del día a día, disminuyendo las alarmas recibidas en la sala de control y reduciendo el coste de la pérdida desconocida. Por lo tanto, los beneficios de la nueva normativa son claros y están bien focalizados a evitar equivocaciones de uso de las visitas y clientes no conocedores de las rutas de acceso y salidas.

Al controlar las rutas de evacuación,  se reducen las salidas temporales de empleados utilizadas como atajos o como salidas de fumadores, se evita el escape de niños y personas con dependencia, en guarderías y residencias, permite controlar el exceso de aforo e impedir los accesos sin autorización y sin identificación en edificios y salas de ocio. Desde el punto de vista de la intrusión, se evitar el robo y el escape rápido, se consigue reducir la pérdida desconocida y un sinfin situaciones en centros comerciales.

Varias opciones para controlar las salidas de emergencia.

No todos los clientes y no todas las situaciones se solventan con la misma solución y presupuesto.  En muchas ocasiones basta con un dispositivo disuasorio –económico y fácil de instalar-. Sin embargo en otras ocasiones es necesario un bloqueo electrónico que retarde la salida.

Soluciones autónomas -sin bloqueo de puerta- tipo INN.EXIT ALARM.

  • Siempre sales. Es una solución mecánica y autónoma que no impide, ni dificulta la salida. No interfiere en los herrajes de evacuación.
  • Ayuda a no equivocarse. En muchas ocasiones basta con que el visitante entienda que sólo debe usar esta salida en caso de emergencia. Su aspecto, color e instalación, cerca del herraje, evidencia que es un paso restringido -no habitual-.
  • Disuade. Tras su uso, obliga a re-armar in situ, desplazándose a la puerta. Busca crea una molestia para el infractor y para el servicio de vigilancia y así disuadirle para la próxima vez. Muy recomendable para modificar conductas de empleados.
  • Reduce alarmas y tareas de vigilantes. Su concepto de alta disuasión, aspecto visual y ubicación cerca del propio herraje trabaja en la cota psicológica que hace pensar al usuario. En la práctica, reduce todas las incidencias involuntarias y muchas voluntarias de empleados. No disuade al intruso.