¿Qué podemos hacer para evitar los robos?

Cuando pensamos en evitar robos en nuestra vivienda, a menudo nos viene a la mente un concepto de forma casi natural: instalar alarmas. Es normal, es algo que la publicidad nos ha inculcado, junto con otros miedos a veces exagerados como el de que nos okupen la vivienda.

Puede que a nivel psicológico tener una alarma nos de sensación de tranquilidad, pero en realidad no es la panacea contra el robo ni algo que asuste a un ladrón profesional. El problema es que una alarma detecta al malhechor cuando este penetra en el hogar, es decir cuando ya ha hecho la parte más difícil de su trabajo. Pero una vez dentro, estos profesionales del robo son capaces de localizar su botín y darse a la fuga mucho antes de que se presente la policía.


Índice del artículo


Cómo abortar un intento de robo de forma efectiva

¿Cuál es la solución entonces? Fácil, contar con una alarma que detecte al ladrón previamente, cuando aún está tratando de abrir nuestra puerta y no después. Pero no solo eso, necesitamos también tener un sistema de cierre que obligue al ladrón a invertir el mayor tiempo posible en vulnerarlo.

Resistencia física

Cuando hablamos de resistencia física nos referimos a la capacidad que nuestras puertas y ventanas, sistema de cierre incluido, tienen para hacer frente a un ataque de los ladrones.

Cabe destacar que necesitamos una buena combinación como la que nos da una puerta de seguridad resistente a ataques violentos como el apalancamiento y un sistema de cierre (llave y bombillo) capaz de repeler técnicas de habilidad como el bumping o el impressioning.

bombillo con llave de seguridad inn

Si tenemos una puerta preparada para ambos tipos de ataque, esto supondrá que en el mejor de los casos, los ladrones tendrán que dedicar más tiempo hasta conseguir abrir la puerta. Además, necesitarán herramientas más potentes, como las eléctricas, lo que también supone hacer más ruido y verse más expuestos a ser pillados.

Retención activa

Por otro lado tenemos la retención activa, que consiste en un mecanismo que se instala bajo el escudo de seguridad de la cerradura o en los marcos de las puertas y ventanas. Este sistema inteligente es capaz de detectar la manipulación de nuestra cerradura o nuestra ventana y hacer saltar la alarma sorprendiendo al ladrón aún fuera de la vivienda.

La gran particularidad de un sistema de retención activa como el de INN es que le quitamos un tiempo muy valioso al ladrón y lo ganamos para poder reaccionar nosotros, ya que podremos tener el sistema conectado a una central receptora de alarmas e incluso recibir nosotros notificación cuando haya algún intento sospechoso de ataque.

 

Además el Sistema de Retención Activa combina tecnología avanzada con facilidad de instalación. Se trata de una membrana inalámbrica e inteligente con tecnología Bluequotient® que se coloca mediante adhesivo y el resultado es totalmente imperceptible para el ladrón.

Otra de sus ventajas es que no es necesario que nos acordemos de ponerlo en marcha: funciona las 24 horas del día, todos los días del año, sin que haya que preocuparse por él.

 

Combinando estas dos capas de protección (resistencia física y detección anticipada), provocaremos en el ladrón un alto nivel de disuasión. Viviendas hay muchas y si la nuestra va a hacerles trabajar más y encima les sorprende sonando una alarma cuando apenas están empezando, a buen seguro buscarán un objetivo más asequible.

 

Cómo reforzar puertas y ventanas

Los dos puntos para acceder a una vivienda son la puerta de entrada y las ventanas, incluyendo estas últimas balcones, terrazas, etc. Es por ello que son estos accesos los que tenemos que reforzar si queremos protegernos de los ataques de los ladrones.

Reforzar puertas frente a los ladrones

Para nuestra entrada principal es importante contar con una buena puerta de seguridad. Pero si no es así y disponemos de puertas blindadas o acorazadas, existe la posibilidad de reforzarlas en 4 pasos.

  • Sustituir el bombillo por un modelo más moderno y preparado contra el bumping.
  • Complementar con un escudo que pare los ataques de extracción contra el bombillo.
    Escudo de seguridad slippery
  • Instalar un cerrojo de seguridad adicional para añadir resistencia física.
  • Finalizar añadiendo bajo el escudo la membrana de Retención Activa de INN.

 

Si quieres conocer con mayor detalle cómo puedes reforzar una puerta, en este artículo te lo contamos.

 

Reforzar la seguridad de ventanas

Las ventanas merecen especial atención porque siempre son el punto más débil y olvidado de la seguridad de nuestro hogar.

Podemos reforzarlas con una solución clásica como son las rejas. Sin embargo, no es una solución estética y puede no gustarnos la sensación de prisión dentro de nuestra propia casa. Además no están libres de ser atacadas mediante herramientas de corte o incluso ser arrancadas de la pared, si bien es cierto que estos ataques aparatosos no son muy viables en entornos con vecinos.

La visibilidad aquí es clave. No hay que olvidar que no solo debemos proteger las ventanas visibles de la fachada que den a la calle. Al revés, los ladrones tienen preferencia por las ubicadas en baños, sótanos, que den a patios interiores y cualquier otro lugar menos visible de la vivienda, pues estas son las que les permiten actuar con mayor impunidad.

Es preciso contar con una ventana de seguridad contra ataques de apalancamiento, que suponen el 70% de las entradas de los ladrones por las ventanas. Se recomienda una combinación de resistencia estructural junto con cierres de seguridad, cristal laminado de seguridad, manivela equipada con llave y membrana de detección anticipada.

Membrana marco para puertas y ventanas con retención activa

Finalmente es importante instalar un sistema de detección anticipada. El Sistema de Retención Activa de INN previene de intentos de apalancamiento, permitiendo que el ladrón sea detectado cuando aún le quedan varios minutos para apalancar y poder acceder. Además de destacar por su fácil instalación en el marco de la ventana, es un sistema compatible con la gran mayoría de las ventanas del mercado.

Conclusión: Resistencia física + Retención Activa

En resumen, tanto puertas como ventanas necesitan una adecuada combinación de sistemas que aseguren una resistencia física ante los diferentes tipos de ataques, que obligue al ladrón a invertir tiempo, y un sistema de alarma con detección anticipada para que no suene cuando el mal ya está hecho, sino mucho antes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.