Cómo proteger tu hogar frente al apalancamiento

Actualmente existen numerosas técnicas de robo diseñadas para vulnerar la seguridad del hogar y conseguir acceder al interior. Es por ello que debemos prestar atención a los distintos tipos de ataques que existen, para así poder protegernos de forma efectiva.

Hasta ahora hemos hablado del bumping y del impresioning, dos tipos de ataques de habilidad que se caracterizan por lo silenciosos y rápidos que son. Sin embargo, existen otro tipo de ataques, más violentos y ruidosos, pero igualmente peligrosos y efectivos a la hora de abrir una puerta: los ataques físicos. 

En esta ocasión, dentro de esta categoría de ataques físicos, vamos a hablar del apalancamiento. Así, te explicamos qué es, en qué consiste y te damos las claves para proteger tu hogar frente a este, de forma efectiva.

Qué es el apalancamiento y en qué consiste

El apalancamiento forma parte de los ataques más comunes entre los ladrones, ya que permite forzar la apertura de la puerta, de forma rápida, mediante el uso de herramientas simples como una barra o pata de cabra. Es por ello que también resulta ser de los más peligrosos.

Retención Activa en puertas

Además, el ataque por apalancamiento puede producirse sobre distintos puntos, en función del nivel de resistencia física de la puerta, siendo efectivo frente a puertas convencionales, blindadas o acorazadas. Así, se pueden producir agresiones dirigidas al marco de la puerta o al sistema de cierre.

¿Cómo defenderse frente al apalancamiento?

Tal como hemos visto, el apalancamiento es un método de robo peligroso y capaz de vulnerar la resistencia de sistemas que antes solían ser seguros.

Por ello, al igual que para otras técnicas de robo, nuestra recomendación es actualizar la seguridad de la vivienda y construir un sistema de protección por capas.

Instala una puerta de seguridad

Teniendo en cuenta la vulnerabilidad de las puertas blindadas y acorazadas frente al apalancamiento, una de las principales medidas a tener en cuenta a la hora de proteger nuestro hogar es la actualización de la seguridad de la puerta de entrada.

Así, lo ideal es instalar una puerta de seguridad que cuente con una estructura capaz de aportar un mayor resistencia frente a este tipo de ataques y que requiera que el ladrón necesite invertir mucho más tiempo y esfuerzo para su apertura.

 

Desde INN Solutions te recomendamos las puertas de seguridad INN.Door, ya que son capaces de resistir hasta 120 minutos con una única cerradura, obligando al agresor a emplear herramientas más potentes y ruidosas. Así, lograremos crear un efecto disuasorio.

INN.GALLERY Security Point Madrid puertas

Asegúrate de contar con una cerradura de seguridad

Otra de las claves a la hora de protegerse frente a ataques de apalancamiento es contar con un sistema de cierre adecuado y potente, que sea capaz de ofrecer una resistencia adicional al conjunto de la puerta y que sea capaz de aguantar frente a ataques de extracción.

Así, al actualizar la seguridad de nuestra puerta de entrada, un detalle importante que debemos tener en cuenta a la hora de escoger la puerta más adecuada, es que esta incorpore una cerradura de seguridad, como es el caso de las puertas INN.Door.

inn.DOOR puertas de seguridad

Protege el marco de la puerta: Sistema de Retención Activa

Dado que el ataque por apalancamiento se basa en forzar la apertura de la puerta, uno de los puntos más críticos es el marco de la puerta. Por ello, una buena práctica para defenderse de este tipo de ataques es incorporar un sistema que permita detectar los ataques contra la puerta y su estructura.

Desde INN sugerimos el Sistema de Retención Activa con BlueQuotient, una solución de seguridad pensada para retener al ladrón en el exterior de la vivienda.

Así, se trata de una membrana oculta en el marco de la puerta, que detecta el ataque nada más comienza a producirse, haciendo sonar una alarma y avisándote del intento de intrusión vía SMS.

Membrana marco para puertas y ventanas con retención activa

Al incorporar la Retención Activa, logramos reducir en gran medida el tiempo con el que cuenta el ladrón para abrir la puerta y efectuar el robo antes de que llegue la policía. Además, obtenemos un efecto disuasorio adicional, siendo lo más probable que desista en su intento.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

once + 5 =