Cómo proteger del robo un piso o planta baja

Hoy vamos a hablar de un asunto que preocupa especialmente a quienes viven en un piso bajo o a pie de calle. Y es que este tipo de viviendas suponen vulnerabilidades extra que hay que saber neutralizar con las debidas instalaciones de seguridad en puertas y ventanas.

Es indudable que los bajos tienen sus ventajas. Son ideales para familias con niños, personas con movilidad reducida o simplemente para quienes prefieran ahorrarse tiempo en trayectos de escaleras o viajes de ascensor.

Pero también tienen sus inconvenientes y uno de los más importantes es la sensación de inseguridad que da estar a pie de calle, con lo que ello puede facilitar el acceso a intrusos y ladrones.

¿Es realmente un piso más bajo más propenso a robos?

Hay que tener en cuenta que un ladrón no suele complicarse y de entrada siempre elegirá la vivienda más vulnerable. De modo que, efectivamente, ante un piso bajo y uno superior, si el resto de condiciones son las mismas, elegirá el piso bajo. Lo mismo sucederá con las viviendas de una sola planta.

La razón es que tanto puertas de acceso como ventanas se encuentran más cerca de la calle, lo cual ofrece varios puntos de entrada entre los que se puede elegir el más sencillo de atacar. Algo que no sucede en un piso alto, donde la puerta es a priori el único punto de entrada viable. Por si fuera poco, si la ventana da a un patio interior compartido esto puede suponer una puerta de acceso a los bajos de toda una manzana.

En resumen, es innegable que existe una sensación de mayor vulnerabilidad en un bajo y está justificada. Las estadísticas lo apoyan, ya que se registra un mayor número de robos en este tipo de viviendas. 

Pero no hay nada que un buen sistema de seguridad no pueda arreglar, así que vamos a ver cómo tener un piso bajo seguro y a prueba de ladrones. Lo más importante es no descuidar ninguno de los puntos de acceso a la vivienda, combinando elementos físicos con sistemas de alarma. Esto significa que no podemos ceñirnos a la puerta, sino también tener muy en cuenta las ventanas.

Ventanas con retención activa

Una solución clásica para dificultar la entrada a nuestro hogar por nuestra ventana es la instalación de rejas. Sin embargo, es cierto que las rejas no son muy estéticas y pueden dar sensación de estar encerrado en tu propio hogar. Sea por cuestión de apariencia, psicología o mantenimiento, son muchos los propietarios que buscan alternativas a las rejas para proteger sus ventanas.

La mejor opción en este caso es un Sistema de Retención Activa, una solución muy avanzada para proteger nuestra ventana gracias a la tecnología sensitiva BlueQuotient®. Se trata de una membrana que se instala en el marco de la ventana y es totalmente indetectable, de modo que pilla al ladrón por sorpresa.

Membrana marco para puertas y ventanas con retención activa

La clave de este sistema es que, a diferencia de los sistemas de alarma tradicionales, detecta una manipulación sospechosa antes de que el ladrón consiga acceder. El resultado casi seguro es que éste se asuste y se de a la fuga antes de poder abrir la ventana.

Puertas de seguridad completamente equipadas

No hay que olvidar que la puerta sigue siendo la entrada principal a nuestra vivienda y por tanto es un acceso a proteger con puertas de seguridad homologadas contra el robo, una solución preparada para hacer frente a las diferentes técnicas utilizadas para los robos y que ya ha desplazado a las puertas blindadas en cuanto a efectividad.

Para satisfacer esta necesidad de una solución de seguridad de alta calidad, hemos creado las puertas de seguridad INN.DOOR. Se trata de puertas con estructura de acero que ofrecen una resistencia física muy elevada tanto a los ataques mecánicos contra el sistema de cierre como a los eléctricos. Esto asegura unos 120 minutos de resistencia con una cerradura, que pueden alargarse a 220 si contamos con una doble. Así, al hacer que el ladrón deba invertir tanto tiempo en penetrar, aumenta mucho la probabilidad de que se dé por vencido ante el riesgo de ser pillado in fraganti.

Además, están homologadas contra el robo y cumplen las normativas UNE-1627:2011 y UNE-85160:2013. Para una seguridad plena, se pueden complementar con herramientas como un cerrojo, escudos de seguridad, un juego de bombín y llave con control de copia y un sistema de retención activa y obtener de este modo un sistema de seguridad de altísimo nivel.

Sistema de bombillo y llave anticopia

El control de copia es una tecnología fundamental para asegurar nuestra puerta de seguridad. Nuestro sistema patentado INN.KEY.SMART es capaz de reconocer y rechazar copias no autorizadas de nuestras llaves e incluso avisarnos si alguien intenta copiarlas sin nuestro permiso. Además, es resistente ante técnicas de robo como el bumping, ganzuado e impresión.

registro de copias de llaves inn key control

Escudos de seguridad

Complementar nuestra puerta con un escudo de seguridad supone un nivel extra de protección contra ataques violentos a la cerradura. Nuestros escudos de seguridad INN.LOCKS son dispositivos de acero macizo y diamantado que protegen el bombillo y la cerradura de técnicas como la rotura, extracción o taladrado. Además, pueden equiparse con membrana de Retención Activa para hacer sonar una alarma de detección del robo anticipada, lo que los hace ideales para proteger un piso bajo.

Cerrojo de seguridad

Un cerrojo de seguridad de alta resistencia es también una alternativa muy interesante para reforzar nuestra puerta, pero un cerrojo cualquiera no aporta demasiado. En este sentido, desde INN proponemos para la puerta de seguridad de tu piso bajo el pack REDECON 3C.KC, que consiste en un cerrojo de seguridad con triple tecnología y que incluye tanto el Sistema de Retención Activa como el sistema de control de llave anticopia. De este modo, retiene al ladrón, avisa del intento de robo y rechaza cualquier llave falsa. Además, es compatible con el 99% de puertas nuevas o ya instaladas.

Por supuesto, recuerda que todas estas soluciones no son incompatibles con hábitos de seguridad básicos como cerrar la puerta con llave o asegurar que ventanas y persianas quedan cerradas cuando salgas de casa. Del mismo modo, es interesante recurrir a amigos o familiares para no dejar señales de abandono del hogar (persianas sin moverse, correo sin recoger, etc.) si te ausentas algunos días de tu piso, ya sea de planta baja o de cualquier otro nivel.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × 5 =