Sensores antirrobo para proteger puertas y ventanas

Sensores antirrobo para proteger puertas y ventanas

Los sensores antirrobo son grandes aliados del propietario cuando se trata de evitar un ataque en casa, ya que nos permiten alertar de la presencia del ladrón y llamar a la policía. Si estás pensando en colocar una alarma en tu puerta, te interesa conocer cómo funcionan los diferentes tipos de sensores de apertura, vibración y detección de ataques sobre puertas y ventanas.


Índice del artículo


Qué es un sensor y cómo nos protege

Un sensor es un dispositivo que se instala en puntos de entrada tanto de viviendas como de negocios (puertas, ventanas, escaparates, etc.) y que hará que se active una alarma cuando se abre o se manipula alguno de los accesos equipados con dicho dispositivo.

En un hogar, lo normal es que un sensor inalámbrico se utilice en hoja y marco de puertas y ventanas como detector de apertura, aunque también puede ser instalado en la propia cerradura y detectarían un intento de forzado del sistema de cierre.

Los sensores no solo actúan como protección cuando estamos ausentes, sino que pueden permanecer conectados mientras la familia está dentro del hogar, como por la noche, momento en que un ladrón puede aprovechar para robar.

La presencia de un sensor consigue una protección activa, pues la alarma saltará cuando detecte golpes o vibraciones en torno al sensor. Cuando esto sucede no solo el ladrón se verá sorprendido, sino que podremos conectarlo a una Central Receptora de Alarmas y configurarlo para que se avise a la policía y también nosotros estemos al tanto de la situación.

 

Tipos de sensores

Aunque la idea siempre es detener o asustar al ladrón, hay diferentes tipos de sensores o métodos de funcionamiento de estos.

Sensores magnéticos

Este tipo de sensores consta de dos piezas, una en el marco y otra en la hoja. Entre ambos dispositivos se genera un campo magnético que se rompe cuando ambas piezas se separan. Es entonces cuando hacen saltar la alarma, por lo que estaremos hablando de un detector de apertura. El problema que este tipo de sistemas presenta es que si el sensor se dispara solo cuando la puerta está ya abierta, el ladrón ya estará dentro. Será fácil que le dé tiempo a robar y escapar antes de que la policía se persone.

 

Sensores de vibración

En este caso no sería necesaria la apertura y el sensor se activará cuando detecte algún golpe o movimiento extraño. La pega de este tipo de dispositivos es que dependiendo de su sensibilidad pueden saltar fácilmente, por ejemplo con un simple balonazo en la puerta. Esto puede dar lugar a constantes falsas alarmas, con el estrés que ello genera, llegando a ser contraproducente su instalación.

 

Sensores de ataque real

Sin duda, el tipo de sensor más avanzado es el que funciona por ataque real. Se trata de dispositivos con tecnología inteligente capaz de detectar cuando realmente se está produciendo un ataque sobre la puerta, la ventana o el sistema de cierre. De este modo puedes saber cuando realmente estás siendo atacado.

Este es el caso del Sistema de Retención Activa de INN.

BlueQuotient

Ventajas de un sensor de ataque real

Un sensor de ataque supone una barrera de protección y disuasión muy fuerte contra el ladrón. Entre sus ventajas destacan:

 

  • Facilidad de instalación: Los sensores hacen uso de tecnología inalámbrica, lo que permite una instalación instantánea y sin complicaciones. Su puesta en marcha es inmediata una vez instalado.
  • Detección anticipada: La gran ventaja de estos sensores es que, a diferencia de las clásicas alarmas, son capaces de detectar al intruso antes de que consiga entrar. Son sensibles a ataques, lo que garantiza que saltará cuando el ladrón esté intentando forzar la puerta, ventana o cerradura.
  • Seguridad en viviendas desprotegidas: Este tipo de sistemas son especialmente útiles en viviendas unifamiliares y chalets no vigilados o alejados del núcleo urbano, así como pisos bajos o áticos con fácil acceso por azoteas o terrazas. Hablamos de viviendas a priori más atractivas para los ladrones, pero que pueden convertirse en su pesadilla si contamos con un sistema de sensores de ataque.
  • Minimiza las alertas falsas: Un sensor de este tipo reduce las falsas alarmas que los de vibración podían generar, perfeccionando así la detección de intrusiones reales.

 

Sistema de Retención Activa

Desde INN proponemos nuestro innovador Sistema de Retención Activa, un dispositivo consistente en una membrana inalámbrica con tecnología BlueQuotient. Este sistema inteligente permite detectar ataques, tanto a la estructura de la puerta y ventana como al bombillo de la cerradura.

Membrana marco para puertas y ventanas con retención activa

Sencilla instalación

Su instalación es tan sencilla como colocar un simple adhesivo de alta resistencia que se coloca en el bastidor de puerta o ventana. Se trata de un sistema de instalación universal, compatible con el 95% de las puertas y ventanas tanto nuevas como preinstaladas. En el caso de las cerraduras, se instala mediante tornillería bajo el escudo de seguridad.

En cualquiera de ambos casos queda totalmente invisible a ojos del ladrón y resiste al impacto. Esto quiere decir que no puede ser atacado para desactivarlo, como otros sistemas electrónicos.

Detección anticipada que nos hace ganar tiempo

Podemos concebir el ataque a una vivienda como una pugna por el tiempo entre ladrón y propietario. El ladrón necesita tiempo para consumar el ataque y sabe que puede conseguirlo antes de que una alarma normal haga que se presente la policía. Por eso, los propietarios necesitamos reducir ese tiempo al máximo y abortar así la intrusión.
La gran ventaja de un Sistema de Retención Activa es que nos permite quitarle tiempo al ladrón y ganarlo nosotros. Esto se consigue gracias a que el sensor hará saltar la alarma pocos segundos después de que el ladrón comience su faena.

Supongamos que un ladrón necesita 30 minutos para abrir una puerta y 15 minutos para realizar el robo. Si tenemos una alarma que suena cuando haya conseguido abrir la puerta, podrá realizar el robo y fugarse mucho antes de que el aviso sea gestionado por una central de alarmas y la policía llegue. Si la alarma suena al comienzo y contamos con esos 30 minutos extra, la policía tendrá tiempo a llegar y pillarle in fraganti.

Ante este riesgo de ser pillado, lo normal es que el ladrón opte por la huida, razón por la que decimos que el sistema tiene un elevado efecto disuasorio.

Pero si no fuera el caso, seremos informados del ataque mucho antes de que el ladrón consiga entrar, teniendo tiempo para reaccionar.

 

Compatible con CRA

Se trata de un sistema compatible con la normativa sobre sistemas de alarma UNE-EN 50131. Esto significa que se puede emparejar con una amplia gama de sistemas de alarma homologados y que también permite ser conectada a una Central Receptora de Alarmas que se encargue de gestionar los avisos por nosotros y llamar a la policía.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.